Enjoy up to 55% Off! Code: JOLLY Ends: 12/5 Details
Apply
  1. Help

TOMO III

Hello, you either have JavaScript turned off or an old version of Adobe's Flash Player. Get the latest Flash player.

TOMO III - Page Text Content

S: LONDON TOMO III JULY 2008 - FEBRUARY 2009

FC: SEPTEMBER 2007 _ FEBRUARY 2009 | L O N D O N

1: TOMO III | Estos libros corresponden al blog que me animé a escribir acerca de nuestra estadía en Londres. No sólo muestra los mil y un paisajes de ese increíble país y de todos los que tuvimos la suerte de conocer, sino que también narra las aventuras y desventuras que experimentamos durante casi un año y medio, las cuales, hasta el día de hoy nos hacen recordar este periodo como uno de los mejores de nuestras vidas. Te dedico cada uno de estos párrafos e imágenes, no sólo porque craneaste y lograste que este viaje resultara, sino también porque fuiste un excelente marido, amigo y partner de viaje en todo momento. Espero que esto te recuerde siempre lo mucho que te quiero. | July 2008 - February 2009

3: REENCUENTRO CON LOS VIEJOS AMIGOS... | Siguiendo con los paseos por London city el sábado antepasado nos fuimos con Waldo a Hammersmith, un barrio al suroeste de Londres. Intentamos llegar en barquito pero la porquería funcionaba sólo de lunes a viernes, así que optamos por tomar el tube (underground) para llegar más rápido. El día nos tocó súper rico, con rayos de sol cada cierto rato mientras paseábamos por la orilla del río, los parques y cementerios...después de cómo dos horas caminando y ya un tanto raja y con las patas adoloridas (si, ya no tenemos 15 años y el cuerpo se manifiesta) como es costumbre nos instalamos en el pastito a comer nuestro tan preciado picnic, obviamente acompañado de una buena chela. La vuelta la tuvimos que hacer a un paso más rápido porque queríamos ir al cine, pero la porquería de metro se quedó parada como 15 minutos en medio del túnel porque había un carro con problemas...15 minutos que estuvimos odiando en mala onda porque la huevá parecía transantiago de repleta de gente, con un calor insoportable y falta de aire que nos caía la gota gorda...por supuesto no llegamos a la película lo que nos picó tanto que decidimos volver a la casa temprano un tanto amurrados. | Tuesday, 8 July 2008

4: Pero el domingo nos aventuramos un poco más lejos de la ciudad y con nuestros amigos chilenos Ro, Paulo, Maggi y Alex (los mismos a los que habíamos despedido que se quedaron abajo del avión) decidimos ir a conocer Cambridge por el día. La ciudad gira principalmente en torno a la Universidad de Cambridge y todos sus respectivos colleges. Todos preciosos, de una arquitectura e historia impresionante...si no te motivan las clases al menos los edificios te incentivan a ir.

5: La ciudad en si es bonita, aunque para mi gusto un tanto demasiado cuica, mucho restaurant y tienda pituca, pero pocas picadas o bares a los que acudir cuando la garganta se nos secaba con tanta caminata, pero claro, como buenos chilenos, nos las arreglamos perfectamente para comer y tomar “relativamente barato” en alguna parte. Al final de cuentas estuvimos paseando como cinco horas por universidades estilo Harry Potter, aunque entiendo que la película fue filmada en Oxford, que según los entendidos, es aún más bonito que Cambridge... buena excusa para ir y comprobar si es tan cierto.

6: El lunes decidimos hacer un carrete casero y vinieron unos amigos de la universidad del Peke, Arthur (el armenio), Tom y Susa (el ingles y ella australiana-palestina) y una pareja de Sri Lanka, que entre cosa y cosa se habían casado en un matrimonio arreglado por los padres (se conocieron una vez y al parecer hubo “feeling” así que decidieron aceptar la “propuesta de sus padres”), igual freak ver que estas cosas pasan aún en generaciones como la nuestra, pero al parecer para ellos es algo normal que ni siquiera se lo cuestionan. Bueno, y como buenos musulmanes tampoco tomaban nada de alcohol ni fumaban, así que después de un par de horas frente a tanto ser bebedor y fumador decidieron irse temprano para la casa. Muy simpáticos los dos, pero fue difícil no querer llevarlos por el lado oscuro y que conocieran las maravillas de los vicios mundamos. Fue una noche de la más entretenida, bien conversada, bebida y fumada...como es de costumbre no?.

7: Después de una semana laboral intensa el viernes partimos con Waldo a Granada, al sur de España, a visitar a nuestro querido amigo José Luis. Llegamos en la noche directo a carretear y ponernos al día con nuestras vidas después de dos años sin vernos. La primera grata sorpresa nos la llevamos cuando con una copita de vino tinto nos sentamos en el comedor y nos encontramos nada más y nada menos que con toda la Alhambra iluminada frente a nosotros...la cagó la vista de ese depto, como dice Jose Luis, mirando eso acompañado de los campanazos, el canto de los pájaros, la música flamenca que se escucha en alguna parte de la ciudad o simplemente con el silencio te sientes en una ciudad mágica. Claro, él también nos habló de que sanas el espíritu, te reencuentras contigo mismo y redescubres tu esencia, al parecer lo único que no hace esta vista es sacar el mal de ojo que según él le echaron, con lo cual por supuesto lo hueviamos bastante. Pero fue un agrado reencontrarnos después de tanto tiempo y verlo tan bien.

8: A la mañana siguiente decidimos salir a conocer la ciudad, lo cual fue un poco difícil debido a el calor de puta madre que hacía...subir cerros y calles con 35 grados nos tenía un poco atontados, yo la verdad a pesar de que el calor era mucho estaba feliz con la sensación de estar de verdad en verano, Waldo por el contrario, caminando ya sin polera y transpirando como chino sobrevivió a la caminata gracias a las innumerables fuentes de agua que hay en cada esquina, frente a las cuales por supuesto le faltaba poco para tirarse un piquero...bien flaite se mojaba la cabeza en cualquier chorro de agua que veía, pero así todo no podía evitar decir cada cierto rato “súper linda la ciudad pero ni cagando podría vivir aquí con este calor” a lo que yo pensaba “pero si con el frío de mierda de Londres”. Con eso quedó comprobado que no tenemos compatibilidad climática que es un concepto que no se me había ocurrido que uno tuviera que analizar a la hora de estar en pareja. Como otra forma de arrancar del calor utilizamos la grata idea de parar de bar en bar cada cierto rato y disfrutar de la comida española con una buena cerveza helada.

9: Nos llevamos la grata sorpresa de descubrir que todo era baratísimo y muy rico, así que las paradas fueron más frecuentes de lo esperado, pero gracias a eso nos pudimos deleitar con bocadillos (sándwich onda baguette) de jamón serrano, salmón ahumado y otros varios, pero lo más grato fue que antes de cada comida, para la espera, los tipos te regalan (si, gratis) las tan famosas tapas, que para nuestra alegría terminaron siendo platos con jamón serrano, mariscos, choripanes...Waldo no podía creer que ese tipo de cosas pasaran en un mundo real y disfrutaba cada mordisco como si fuera el último (bueno, probablemente haya sido la última vez que coma jamón serrano antes de volver a Chile). Dentro de las cosas que pudimos conocer en la ciudad fue la catedral donde están enterrados los reyes católicos, realmente precioso ver en vivo y en directo las tumbas.

10: El domingo nos fuimos los tres y Poldo (amigo italiano) de paseo a Salobreña, una playa como a 45 minutos de Granada...mi emoción al reencontrarnos con el mar, la playa y el verdadero concepto de verano fue tal que mientras caminaba por la orilla casi faltaba esa música de fondo cebolla de aquellos videos románticos para proyectarme con mi pelo al viento y la mirada hacia el horizonte con la lágrima apunto de caer de la emoción, hubiera sido unos de esos “videoclip” bien chulos. Pero para no perder ni un minuto de mi preciado tiempo frente al sol corté la magia del momento, aceleré el paso y me crucifiqué al sol por un par de horas...el blanco fascinante la verdad no se pasó mucho, pero al menos ya no se me transparentan las venas. Waldo quedó rojo intenso, lo que auguria un buen despellejado. En la noche ya de vuelta en Granada, Poldo nos deleitó con una pasta italiana con pesto casero y alcoholes varios...llegaron varios de los amigos de José Luis al festín, así que tuvimos la oportunidad de carretear con los locales y aprender algo más de Granada, los gitanos y su vida.

12: El lunes, aún medios carreteados, partimos a conocer la tan famosa Alhambra, que entre sus jardines y construcciones, mosaicos y tallados murales es una visita más que digna de recomendar, bastante grande y entretenida, aunque confieso que me gustó más verla desde lejos, se ve más imponente al verla sobre la ciudad. Después de eso, con la guata emitiendo uno que otro ruido de tripa por el hambre, decidimos ir a una picada de los mejores bocadillos en Granada, grandes y baratos. Honestamente nos sentimos como en algún local en pleno centro de Santiago, sin mesas, había que comer en la barra, el dueño un viejo más bien del tipo bruto cascarrabias (debido a la "mala follada" que se cree hay en la zona, según nuestro amigo Jose Luis), la imperdible televisión transmitiendo alguna telecebolla venezolana, y los clientes comentando si había sido Carlos Alfredo el asesino y si María se quedaba o no con Juan Diego...quedó archidemostrado que venimos de los españoles y que heredamos sus mismas costumbres (buenas y malas). Fue como un breve reencuentro con Chile y sus tradiciones, claro que en vez del sándwich de potito era de jamón o tortilla española.

13: Londres nos recibió con el clásico frío y lluvia que acostumbra tener, yo aún en mi tenida de verano me congelé esperando el bus...llegamos como a las 3 de la mañana de vuelta a la casa, raja pero ultracontentos con un fin de semana tan lleno de placeres y buenos momentos.

14: Como no había pasado nada muy interesante que contar tenía un poco abandonado el blog. Y la verdad no es que ahora lo actualice porque algo pasó, pero igual por qué no mostrar de vez en cuando nuestra vida londinense en la cotidianeidad con fotos tan simples como la necesaria ida al supermercado o carretes varios. | LO COTIDIANO... | Saturday, 26 July 2008 | En lo que respecta a nuestra vida social, hicimos un carrete en la casa con algunos de los compañeros del Peke, un par de irlandesas e inglesas, un australiano y un francés. Pa que les digo lo que es entenderles a las irlandesas...la única forma de poder seguir la conversación fue manteniendo la concentración al máximo durante toda la noche, lo que después de un par de chelas y vinos se fue dificultando, pero lo pasamos increíble y nos lucimos con una tortilla española y hamburguesas caseras. Por supuesto nos tomamos hasta el agua del florero, pero mantuvimos la compostura y al final la cosa resultó bastante tranqui, casi adulto joven. | Estas últimas semanas han estado cargadas de trabajo por mi lado, y de estudios por el de Waldo, pero desde el primer fin de semana de agosto mi macho entra al mundo laboral, siiii, va a trabajar en una tienda que vende libros de viajes y mapas del mundo, para que les digo lo contento que está de poder trabajar en un lugar que para él es como el paraiso, claro que espero no se quede pegado mirando los mapas y se olvide de los clientes. Es una pega sólo los sábados y domingos por el día, así que en la semana le queda tiempo para terminar la famosa tesis.

15: El domingo fuimos de picnic con el Rafa y la Maca y Julio y la Sonia a Regents Park, el día nos acompañó a ratos, pero al menos no nos llovió. Mientras caminábamos por el parque nos encontramos con unos novios sacándose fotos... presta la pinta o no?. En fin, nos instalamos con el chal en el pastito y nos tocó la suerte que había una banda de jazz tocando en vivo, así que más encima con música ambiental el carrete. Ahí nos comimos los clásicos sándwiches con chelas y conversamos de la vida en una grata tarde al aire libre.

16: Ayer nos juntamos nuevamente a hacer una cata de vinos, rumbo al lugar nos encontramos nada más y nada menos que con la embajada de Chilito, así que tomamos la foto de rigor en honor a la patria (Viva Chile mierda!!!).

17: Para la cata de vinos esta vez el quórum fue mayor y por lo tanto la cantidad de alcohol también. Hubo 4 blancos (Francia, Chile, Italia y Australia) y 6 tintos (Francia, Chile, Italia, Australia, Argentina y España). Éramos 10, 7 tomando y 3 abstemios (la mayoría por razones religiosas). Así que con más de una botella por nuca y con guitarra incluida el carrete estuvo bastante regado y cantado. Lo pasamos increíble aunque lamentablemente el vino chileno en esta ocasión no ganó...Francia fue el tinto afortunado en esta vuelta, aunque en los blancos fue el peor. Hoy llegan a nuestro hogar dulce hogar nuestros nuevos inquilinos Marcelo y Romina desde Barcelona para quedarse con nosotros por un buen tiempo, así que reorganizamos la casa completa para poder habilitar el living como pieza. Va a ser de locos los cuatro viviendo en esta casita, pero con amigos como ellos de seguro será una buena experiencia.

18: Todo sigue más o menos igual por estos lados. Ya llegaron nuestros nuevos inquilinos Marcelo y Romina, que quedaron de lo más bien instalados en la especie de pieza que les tratamos de armar en el living. Claramente el hotel no alcanza a tener ni media estrella (que ahora mirando la foto me doy cuenta que hay que lavar urgentemente el mantel) pero la intención de que parezca de cinco está. Al menos el libro de reclamos no tiene ninguna queja...exceptuando la queja de que no hay libro de reclamos. Además este martes llega por 10 días nuestro querido amigo Juan Pablito Sepúlveda, alias Chepo, a visitarnos desde la mismísma Italia, ahí si que el resort va a estar en su máxima capacidad, probablemente terminaremos durmiendo los tres en la misma cama “tripa de pollo” como dice mi madre. | Ayer Waldo tuvo su primer día de trabajo en su 'fabulosa' tienda de libros (http://www.stanfords.co.uk/), para su desgracia lo pusieron en la caja, lo que para un abogado que ha estado alejado de las matemáticas por demasiados años no es una tarea fácil, pero a pesar de uno que otro pequeño condorito se logró desenvolver de lo más bien. | CARNAVAL DEL PUEBLO | Sunday, 3 August 2008 | Lamentablemente él pensaba que iba a estar a cargo de los libros y que iba a poder devorarse cada uno de ellos, pero la tienda siempre está llena así que la opción de sacar la vuelta es un poco escasa y a cargo de la caja menos. Yo por mi parte hoy me fui al Carnaval del Pueblo, una fiesta que celebra las tradiciones y costumbres de América Latina, con bailes, música y comida típica de nuestra zona. Parten caminando desde una estación de metro hasta llegar a Burgess Park, un parque enorme habilitado para el evento. Después de cómo dos horas en esta procesión, en el parque parten los shows respectivos de cada país.

19: Chile brilló por su ausencia. Lo único que hubo fue una niña de 8 años que era chilena y cantó en el escenario principal, claro que estaba vestida de mariachi y cantaba canciones mexicanas, lo cual no representó a nuestro país precisamente. Lo segundo chileno era una toldo grande en medio del parque con nuestra bandera, la del Colo y la de la U y unos guatones con unas poncheras de lujo haciendo un asado, eso sí era bien chileno diré, pero entre la multitud pasaba piola. Del resto de los países todos bastante bien, los bolivianos bien producidos en lo que respecta a vestimentas y bailes (algunos entre medio gritando viva Evo), los mexicanos con sus mariachis, los peruanos bien igual (aunque reconozco que entre los bolivianos y los peruanos no pude notar mucho la diferencia, perdón la ignorancia pero se veían iguales y la música era del mismo tipo). Los que la llevaban por lejos en prender al púbico eran los brasileros, al ritmo de las batucadas no hubo quien no meneara el culito por un buen rato y con esa alegría que los brasileros irradian terminaron siendo los favoritos del evento (en una encuesta creada por mi y que sólo voté yo por supuesto). | Estuvo entretenido, aunque a ratos la lluvia funaba un poco los ánimos, pero la nube gris estuvo presente todo el rato manifestándose a mayor o menor intensidad...claramente en los ratos de mayor intensidad yo figuraba refugiándome debajo de algún arbolito porque aún no aprendo que en esta ciudad siempre hay que salir con paraguas. En fin, la lluvia y el frío terminaron por ganarme así que escribo este blog tapadita en la cama con un café en mano como si fuera pleno invierno (aunque sea pleno verano).

20: Esta semana que viene es mi última semana de trabajo porque el club cierra por dos semanas, así que aprovecharé de ganarme los últimos pounds antes de volver a la cesantía temporal. Mientras, Waldo seguirá trabajando en la tan querida tesis durante la semana para dedicarse a los mapas y libros de viajes durante el fin de semana.

21: APROVECHANDO HASTA EL ÚLTIMO MINUTO... | Sunday, 24 August 2008 | Es difícil no dar la lata en este blog después de tanto tiempo sin escribir y con tantas cosas que contar, así que pónganse cómodos o aborten misión y visiten lun.com que también trae hartas historias sabrosas que leer. Ok, vamos por parte... El martes llegó Chepito a London city y como buenos anfitriones Marcelo y Waldo se sacrificaron una vez más y partieron el tour directo al bar a tomar la tan clásica pinta de chela (idea que a nuestro invitado claramente no le disgustó). Una vez en la casa comimos todos juntos como una familia feliz con licores varios para dar la oficial bienvenida a nuestro amigo, excusa que se utilizó todas las noches para seguir comiendo y tomando hasta que después, a medida que los días pasaban decidimos cambiar a la excusa de la despedida, pero fueron gratas noches de conversa acompañada de la pasta italiana, papas rellenas y en una noche de nostalgia hasta hicimos completos en homenaje a nuestro querido Chilito (con palta y todo). | Cuando salí de vacaciones pude acompañar a Chepo en algunos de sus tours por la ciudad, almorzando el clásico sándwich en el parque acompañado del viento, nubes y esporádicas lluvias que el verano londinense nos entrega día a día. Paseamos por Notting Hill y sus alrededores, Portobello Road, Hyde park, el Victoria and Albert museum, etc. A pesar de llevar tanto tiempo en esta ciudad reconozco que sigo impresionándome de la cantidad de edificios bonitos, de lo maravilloso de los parques y para mi gusto lo más lindo de Londres, de lo espectacularmente lindo que son sus bares, no se como cresta se las ingenian, pero hasta el bar más piñuflo tiene esos pequeños detalles que lo hacen ser únicos en su especie.

22: En fin, fueron 10 días en que Chepito se volvió como un hijo para nosotros, considerando que lo teníamos durmiendo en un colchón en el suelo pegadito a nuestra cama, claro que el pobre tuvo que pagar las consecuencias de eso y lamentablemente lo despertábamos muy temprano o yo para ir a laburar o Waldo para irse a la biblioteca a escribir la tesis, pero con su juguete nuevo que andaba trayendo (un Iphone) no tuvo problemas para entretenerse. La verdad lo pasamos increíble, comimos y tomamos como buenos chilenos y al parecer al final de cuentas, a pesar de las eternas horas arriba del bus para ir de un lugar a otro, a Chepo le gustó nuestra ciudad. Chepo nos abandonó el viernes en la madrugada, todavía oliendo al Whisky que tomamos horas antes en su honor (una vez más) y después de dos días intensos de estudios para Waldo y relajo para mí, el domingo partimos a Irlanda.

23: Así es, aprovechando los últimos días que nos quedan por estos lados, partimos con el team chileno (la Andrea y David y la Lorna y Christian) al sur de Irlanda a la casa de unas amigas del master de Peke. Llegamos al aeropuerto de Cork donde arrendamos nuestra Van y con Martha como local nos dirigimos inmediatamente a probar aquello para lo que los irlandeses son buenos...tomar...así que en menos de media hora nos encontrábamos en un bar clásico de la ciudad probando la cerveza local (Murphy’s), que es como la Guiness pero según los catadores ese día era aún mejor. Lo que más me gustó fue que dentro del bar había una pieza para fumadores, que en la práctica era el mismo bar con el techo levantado para que saliera el humo...ideal para no tener que mojarse con la lluvia (si, el verano no llega a ninguna parte de estas islas). Después nos fuimos a la casa de Martha, donde sus padres y hermano nos esperaban con una clásica comida irlandesa...de entrada melón con jugo de limón, lo que me dificultó un poco el panorama considerando que odio el melón, pero para tranquilidad de mi madre que invirtió tantos años y dinero en mi educación, bien calladita, y casi haciendo sopa de limón logré comerme el melón con mi mejor cara de mmm! cómo no había probado esta delicia antes? El segundo perfecto, un estofado de carne acompañado de papas (pero de las papas ricas, como esas del sur de Chile), comida casera pura. | Con el postre se me dificultó nuevamente el panorama (puta que soy mañosa), el clásico era bread and butter pudding, que “le lleva” una especie de pan remojado en mantequilla con pasas y crema...poco a poco trataba de separar las pasas del resto de la mezcla, hasta que me di cuenta que en mi plato quedaban sólo pasas, afortunadamente mi hambriento amigo David hizo un cambio rápido de platos y terminó lo que yo había dejado, en caso contrario probablemente hubiera tenido que quedar como maleducada no más, con las pasas no hay caso. Paseamos un rato por el jardín y me encontré con la grata sorpresa de conocer al rey de la casa...un springer spaniel igualito a mi Tritón...obviamente contuve las lágrimas de la emoción por dignidad, pero la cagó que hecho de menos tener un animal en el hogar.

24: Al día siguiente nos fuimos bien temprano a Bantrey a la casa de Denise (la otra amiga), un lugar casi igual a Chiloé, campo por todas partes, harto verde, ovejas y vacas y el mar a unos cuantos metros, el vecino más cercano era más bien lejano y el camino para llegar a la casa era de tierra y casi de una vía. El pueblo más cercano tenía como 10 cuadras y quedaba como a media hora, o sea campo campo. La idea era llegar a las doce a su casa porque se iba a celebrar la “Stations”, tradición típica irlandesa (en breve...por lo que entendí con mi médium english, es que en la época en que los ingleses dominaban Irlanda, la religión católica estaba media prohibida, por lo que la gente tenía que hacer misas ocultas en las casas, para lo que iba un cura a la casa y hacía una misa para los locales del área). En fin, esta tradición se mantiene hasta estos días y la verdad que nos haya tocado participar en una fue una suerte enorme, porque pasan años entre una y otra en la misma casa, de hecho la última vez en la casa de Denise había sido hace 7 años. Como buenos chilenos llegamos tarde y lo peor es que nos habían guardado asientos en primera fila, así que no pasamos piola, cual de todos más ateos pusimos nuestra mejor cara de fervientes fieles e hicimos toda la perfomance de la misa...pero lo mejor vino después (y es ahí donde pensé en reconvertirme)...un festín de comidas, tragos y postres interminable y extremadamente rico...cuando Waldo iba en busca de su tercer plato se encontró con que habían sacado la comida y habían puesto los postres, momento en que entré en acción rápidamente y poniendo en mi plato “un poco” de cada cosa terminé con un plato con baranda. Les juro que me dolía la guata de tanta comida, pero no me podía permitir dejar ni la más mínima miga en el plato...debo haber subido como dos kilos en cuatro días de tanto comer cosas ricas, pero afortunadamente mi conciencia calórica la dejé en Londres descansando. Ahí estuvimos hasta las 11 de la noche maltratándonos, y cuando quedábamos nosotros y los dueños de casa consideramos prudente irnos a dormir.

25: Nuestro lugar para alojar era en la casa de una vecina que tenía desocupada, aunque cuando llegamos allá si bien efectivamente no había ningún ser humano habitando el lugar, las arañas y chanchitos tenían tomadas todas las piezas, así que bien gallinas todos, en vez de dormir cada uno en una pieza decidimos apretarnos los seis en una y jugar a los exterminadores...con escobas, toalla nova y zapatos eliminamos a todo ser viviente, pero fue difícil dormir en el suelo sin sentir que te picaba todo el cuerpo...afortunadamente el cansancio le ganó al susto, y unos más bien que otros, logramos dormir por un par de horas.

26: Al día siguiente nos recibieron con un buen desayuno irlandés, que en la práctica es lo mismo que el inglés e igual de “sano”, con prietas y todo (Waldo por supuesto comió doble ración). Después el papá de Denise nos llevó por un tour en la montaña cerca de los alrededores de su casa, una caminata de cómo 3 horas acompañada de historias entretenidas acerca de ciertos lugares en el camino o de la historia de Irlanda...el viejo realmente entretenido, el paisaje maravilloso y el reencuentro con el mar inolvidable.

27: En la tarde nos fuimos a conocer Bantrey, que la verdad lo conocimos en como 10 minutos. Un pueblo bien bonito pero bien chico, así que obviamente nos fuimos a hacer hora en un bar para después darnos la torta en un restaurant típico de la zona...la comida estuvo de lujo, pero a la hora de la cuenta todos tratamos de contener nuestras caras de impacto...nos habíamos gastado el presupuesto de cómo 3 días en una sola comida. Fue tanto que nuestras caras de asombro y preocupación seguían durante la noche mientras sacábamos cuentas, pero al menos valió la pena porque de verdad estuvo exquisito y quedamos todos redondos.

28: Al día siguiente partimos de vuelta a Cork, pero esta vez recorriendo la costa sur Irlandesa...pasamos por varios pueblos, unos más grandes que otros, pero hasta los más chicos tenían un bar. En general los pueblos bien tranquilos y las casas súper coloridas. Paramos en Skull y en Clonakilty por un breve paseo, dos pueblos relativamente chicos (algo así como el chilote Chonchi), pero bien pintorescos. La parada oficial fue en Kinsale, un pueblo un poco más grande y turístico, ahí nos detuvimos a almorzar nuestro menú de supermercado de pan con queso y jamón (es en serio que la comida del día anterior nos dejó a todos desfinanciados), así que con Wado al volante un poco más repuesto después del almuerzo nos dirigimos a Cork a la casa de Martha nuevamente.

30: Ahí nos estaban esperando para ir a ver un partido de fútbol irlandés, que no es el típico fútbol, sino que es un fútbol que se juega sólo en Irlanda, en que los arcos son mitad de fútbol clásico y mitad de rugby, y la pelota se patea pero también se pasa con la mano...una extraña mezcla de deporte que tuvimos el placer de ver en vivo y en directo (un equipo local, algo así como pichanga de barrio) acompañados de una torrencial lluvia que nos dejó a todos empapados. Terminamos a la mañana siguiente con un rico café en el mercado central de Cork con los papás de Martha (que él es una indecifrable mezcla entre Robbie Williams y John Malkovich). El viaje estuvo buenísimo, logramos desconectarnos de la acelerada vida londinense y de su enorme cantidad de gente, comimos rico, paseamos y aprendimos algo más de Irlanda. En resumen, buena comida, paisajes hermosos, y sobretodo muy buena gente. Ahora de vuelta en la capital, Waldo está literalmente de cabeza metido en la tesis, tiene que enregarla el 27 como esté, porque el 28 emprendemos rumbo a nuestra querida patria para disfrutar de dos gratas semanas en compañía de la familia, amigos, asados, mariscos, vinos y piscolas, así que el próximo reporte será a fines de septiembre al más puro estilo chileno.

31: El reencuentro con Chile, los amigos y la familia estuvo de lujo. Por donde partir, qué contar y qué no, sin ponerme nostálgica es difícil. Parto por decir que Viña nos recibió con unos días maravillosos de sol; acostada en la cama de mi vieja querida tuve la suerte de despertar todos los días con una hermosa vista al mar y a nuestro Valpo querido, placer que hace imposible despertarse de mal humor. Si a eso le agrego el ronroneo de la María Suciedad (mi gata) acostada conmigo, cada día partía a la perfección. | CHILE, CHILE LINDO... | Saturday, 20 September 2008 | Nuestro primer gran evento, y razón de nuestra ida a Chile fue el matrimonio de mi cuñadito Francisco con Cristina, que coincidió a las doce de la noche con mi cambio de folio (sí, treinta, y qué?). Por supuesto después de estar un año alejada de las pistas de baile me moví al ritmo de la music sin parar, claro que la cantidad de perreos y reguetones nuevos me hizo sentir los treinta en el cuerpo porque la verdad no me sabía ninguno de los pasos. Cual mamá trataba de seguir a los “lolos” en estos pasos rogando que pusieran “la macarena” o “el meneíto” que creo son los últimos bailes que me aprendí con pasos, pero bueno, con un par de piscolas en el cuerpo no es tan terrible ir a la derecha con la mano arriba cuando todo el resto va hacia la izquierda con la mano abajo...al menos la capacidad de reírme de mi misma no la he perdido.

32: Estar en Viña por unas semanas permitió mirar con otros ojos los pequeños detalles que conforman nuestra ciudad y su gente. Por ejemplo, me tomé la clásica micro de Reñaca a Valpo, y ver los adhesivos pegados por todas partes cerca del chofer, con el clásico Jesús Te Ama al lado de la mona pilucha con la pechuga con una estrella en la punta, el zapato del cabro chico colgando, la cola de zorro, y la infaltable radio Congreso o Pudahuel de fondo acompañándonos con sus canciones AM o con los dramas cebollas de las auditoras...no pude evitar cagarme de la risa pero a la vez sentir cierto cariño por ese tipo de clásicos chilenos. El cariño de la familia y los amigos fue irremplazable como siempre, nos regalonearon hasta decir basta, parecíamos chanchos en engorda con tanta comida. En cada lugar nos recibieron con algún rico asado, ceviche, tecitos caseros, pan calientito, tortas, empanadas, piscolas, vinito...pudimos revivir lo bien que se come y toma en nuestro país. Cada kilo extra agregado al cuerpo valió la pena, estuvo todo demasiado rico. Fueron dos semanas intensas, claramente terminamos más cansados que cuando llegamos, pero nos alegró ver que todos estaban tan bien, algunos consiguiendo pega, otros ascendiendo, otras esperando guagua, otros ya padres, algunos ya metidos en el sueño de la casa propia, otros yéndose a vivir al extranjero. Al final del viaje nos quedamos con la grata sensación de que todos están muy bien viviendo su propia etapa. Eso nos dio energía para seguir adelante en nuestra propia etapa y en lo que nos queda de ella.

34: Nos despedimos de Chilito para iniciar un grato viaje a Roma a ver a la cuñi María Paz y su nueva vida en Italia. Estuvimos 5 días paseando por el Coliseo, el Foro Romano, iglesias, fuentes y plazas varias...celebramos el cumpleaños de Waldo con unos buenos tragos en el barrio de Trastevere y el domingo nuestro querido amigo Chepo y su ragazza Daniela nos agasajaron con una visita por el día para conocer la ciudad todos juntos. Lo pasamos increíble, nos deleitamos con la comida local, nos asombramos con su historia y arquitectura, y por supuesto la iglesia de San Pedro en el Vaticano superó cualquier iglesia que hayamos visto (aunque me hizo dudar sobre esta sencillez y humildad que sugiere la iglesia debemos practicar en nuestras vidas). Para llegar a la cúpula tuvimos que subir 551 escalones, los cuales, por la vista que pudimos apreciar, valieron la pena (claro que el dolor en las pantorrilas todavía no me lo saca nadie). Roma es realmente preciosa, sus calles y puentes, cada esquina con historia, cada edificio imponiéndose por sobre la ciudad lo mejor para mi gusto, la Fontana di Trevi...ir caminando por pequeñas callecitas y de repente encontrarse con esta obra de arte en la mitad de la calle. Realmente te deja con la boca abierta, claro que la cantidad de gente sacando fotos me hizo sentir una japonecilla más.

37: De vuelta en London city decidimos tomarnos dos días para reponernos de tantas actividades y paseos antes de volver a la vida laboral, así que acostada en mi camita, tapada con un chal, mirando el cielo gris de Londres y sintiendo como el frío comienza a hacerse presente, escribo este blog contenta-nostálgica por lo vivido en estas tres semanas y con toda la energía para seguir disfrutando de lo que nos queda en esta aventura por Europa.

38: Saturday, 18 October 2008 | BUENAS NOTICIAS... | Después de casi un mes de vuelta en London city la vida se ha vuelto bastante intensa. De vuelta en el laburo, con harta pega pero ya retomando el ritmo de las levantadas temprano y de estar todo el día en pie atendiendo a los cabelleritos estos. Nos vino a visitar María Paz desde Roma, así que el Peke anduvo re-turisteando de lo lindo con su hermanita por todos lados. El viernes me pedí la mañana libre y nos fuimos los tres de paseo a Richmond Park, un parque enorme al sur de Londres que aún no conocíamos. La experiencia fue increíble. Como nos habían dicho, se pueden ver ciervos por todas partes...es precioso porque puedes verlos muy de cerca en su estado natural. Más encima nos tocó la coincidencia de que estaban en época de apareamiento así que pudimos ver unos shows triple x en vivo y en directo...ella de lo más cariñosa se sobaba en el macho...él lo único que quería era montarse y punto (sin comentarios). Hicimos un rico picnic con huevitos duros y todo a la orilla de una pequeña laguna y el día nos acompañó como nunca, parecía pleno verano (verano inglés por supuesto... o sea, había sol y sentía algo de calor, con un chaleco delgado se podía sobrevivir). Lamentablemente la vuelta fue desastrosa, los trenes estaban atrasados, la micro no pasó nunca así que llegué una hora tarde a la pega y me ultra pillaron, pero filo, igual no me dijeron nada.

40: Ayer no trabajé así que nos fuimos de paseo con el Peke al Museo de Ciencias. Lamentablemente el craneo no nos dio mucho, y después de un buen rato tratando de entender como cresta funcionaba la máquina a vapor, decidimos cambiarnos a algo un poco más simple, así que nos fuimos a ver la historia del water (WC), sí, el mismísimo donde la gente va a “obrar”. Ahí también explicaban como funcionaba un water por dentro y hasta tenían un mojón para hacer la prueba. Estuvo muy entretenido, interesante, aunque igual terminamos raja con tanta información. | Bueno, algunos cambios también se produjeron, todos para bien afortunadamente, pero vamos por orden de importancia. Primero, Waldo oficialmente ya tiene un Master en UCL, que más encima aprobó con méritos. Pa’ que les digo, estamos shoshos shoshos, felices celebramos la noticia con un vinito y comida casera. No es que estuviéramos tan urgidos, pero saber que oficialmente el cabro pasó todo igual nos saca un peso de encima. Bueno, segundo, a fines de octubre abandonamos nuestro depto que nos acogió por estos meses y nos cambiamos a una pieza en una casa al Noroeste de Londres, un poco más cerca de mi pega. Viven tres chiquillas más y una con el pololo...eso nos dijo el corredor de propiedades. Cuando vimos la pieza había una de las roomate pero con cueva nos saludó. No muy buena primera impresión la verdad, pero filo no más, si resulta ser una tropa de freaks con Waldo tendremos que pasar encerrados en la pieza. En fin, es sólo por dos meses así que a aperrar no más, todo sea por bajar los gastos.

42: Después nos fuimos de carrete con mis compañeros de pega para despedir al chef colombiano que se va a otro restaurant. Fuimos a un bar imposible más inglés, lleno de fotos de la realeza y personajes famosos que habían estado por esos lados, era para estar horas y horas mirando la decoración, pero optamos por la conversa. Nos acompañaron al carrete algunos de los socios del club, un escocés con la señora irlandesa, un irlandés y un guatón buenísimo pal patache. Lo pasamos increíble, aunque después de unos cortos de tequila que me cayeron un poco mal decidimos partir rumbo de vuelta al hogar. | Por ahora en eso sigue nuestra vida, el Peke trabajando más días en la librería y yo tratando de tomarme días libres para hacer todos los paseos que nos quedan pendientes.

43: NUEVOS AIRES... | Saturday, 8 November 2008 | Algunos cambios se han producido en la familia Hodar-Urrutia. Los Rojas, con quienes compartimos estos últimos meses nuestra vivienda Londinense han decidido abandonarnos para retornar a la patria querida, así que decidimos que junto con su partida también era nuestro momento de partir. El 31 de Octubre oficialmente dejamos nuestro querido flat en el menospreciado east Hackney para cambiarnos a vivir al north west Kensal Green. Así que aquí estamos, viviendo con una australiana, cuatro eslovacas, un macedonio y un crío de dos meses hijo del macedonio con una de las eslovacas. Una cosa un poco diferente por llamarlo de alguna forma...acostumbrándonos a la idea de que no todas las personas manejan los mismos conceptos de limpieza (el primer día nos encontramos con dos ollas con fideos pegados de hace un par de días por el aspecto de añejo que tenían y cuando decidimos usar el horno habían unos trutos de pollo con papas y una buena capa de aceite flotante también con algunos días de reposo ahí dentro) ni de normas básicas de convivencia. Pero lo estamos tomando con humor y de a poco hemos “sugerido” con cierto gesto técnico la idea de lavar lo sucio. Tiene un living-comedor bastante decente donde está permitido fumar (claro, excepto cuando el crío está presente), y lo mejor es que estoy a media hora de mi pega (antes era un poco más de una hora), así que media hora más de durma se aprecia bastante en la calidad de vida. Una de las cosas que perdimos en este cambio es la conectividad con el mundo, así que la falta de internet será mi próxima excusa para no actualizar el blog tan seguido (no quiero decir que no hay mucho que contar...hay una imagen que mantener no?). | Decidimos ir a caminar una de las rutas sugeridas en las cercanías de St Paul’s Cathedral, ruta que nos tomó como dos horas y media caminar, algunos lugares escondidos bien bonitos, un bar antiguo de esos que huelen a añejo y a madera vieja, donde obviamente paramos a hacer un “arito” con media chela (estamos cortos de money!!). Cuando terminamos la caminata nos fuimos a almorzar nuestro clásico picnic a la orilla del Thames, para después por fin tener el placer de conocer la catedral de St Paul por dentro. Para evitar pagar las 10 lucrecias que cuesta la “entrada al cielo” decidimos asistir a la misa que hay gratis para los fieles (léase fieles = turistas cagados o sin lucas).

44: La verdad es que valió la pena someterse a la fomedad de misa que presenciamos...un coro bonito pero de esos que te hacen pensar en una cama y una buena siesta...el cura nunca se vio, claramente estaba porque su sermón nos permitió dormir un ratito pero físicamente no se veía en el altar, supongo que será parte de la misa anglicana tener una “voz del más allá” dando el sermón. Pero a lo que íbamos si nos dejó más que satisfechos, la verdad es que la iglesia por dentro es preciosa, una cúpula y unos mosaicos preciosos, columnas, estatuas...realmente lindo y en ciertas partes del coro sentirse rodeada de esta cosa monumental le daba un toque de recogimiento que no esperaba encontrar y que después de un rato se perdió en mi pequeña siesta. Dentro de las anécdotas de nuestra nueva casa ya se produjo el primer “encuentro” con la que supuestamente es la representante de los moradores, algo como el equivalente a la presidenta de la junta de vecinos pero de la casa...el round se produjo por el ítem calefacción. Cuando Waldo le preguntó por qué el acceso a la calefacción estaba con llave la eslovaca se enyegueció y empezó a pelear como una verdadera histérica...Waldo calmadísimo trataba de hacerle entender que no era necesario gritar, que podía bajar la voz pero la mina no se en que días andaba pero reaccionó un poco exageradamente. El round terminó sin la necesidad de irse a las manos, necesidad que decidimos “guardar” porque aún queda una larga convivencia. Pero esas son las anécdotas no gratas de la convivencia, también están las divertidas (o mejor dicho las cosas que hay que tomarse con humor) como por ejemplo en el baño no hay toalla, jabón, ni confort.

45: Cuando llegamos intentamos poner nuestro rollo de confort en el baño para el pueblo y cuando se acabó pusimos el segundo, pero cuando el segundo se acabó y cachamos que nadie más cooperaba con el papel, decidimos optar por hacer lo que hace el resto, así que cada vez que uno siente el llamado para visitar a don WC, tiene que agarrar su propio rollito de confort, el jabon y la toalla para secarse las manos, kit que hay que llevarse de vuelta a la pieza una vez finalizada la maniobra. O algo “diferente”...están alojando durante esta semana en el living los papas de una de las eslovacas (lo que quiere decir que somos 11 contando la guagua). Los viejos son del tipo de personas que uno ve en las películas de Kusturica, medios gitanos, ella con un teñido y corte de pelo “reli” (re lindo, se entiende), él un viejo con bigote, una cadena dorada colgando y una ponchera que tuve el placer de ver en vivo y en directo con pelo en pecho y todo. Como los viejos están apoderados del living me tuve que ir a fumar mi pucho de rigor a una pequeña pieza que hay pegada al living, el problema fue que cuando entré, la puerta (que es de vidrio) estaba abierta y guataca figuraba acostado en su cama sin polera con la ponchera en pleno...se veía tan rasca que lo único que le faltaba era estar rascándose las bolas. Un poco incómoda con la situación puse mi mejor sonrisa, le dije sorry y cerré la puerta (lo cual no me impedía tener el placer de seguir viendo al viejo en su cama), pero después apareció la ñora con dos tazas de te y se van los dos al cuartito donde yo estaba fumando, también a fumarse un pucho. Como el espacio era bastante reducido para tres y la ponchera del guatón (aún sin polera y abajo con un pijama al límite de tener la raya del poto asomada) estaba un poco demasiado cerca decidí acelerar el cigarro y arrancar de vuelta a mi pieza. Ni siquiera hablaban inglés como para decirle “me corre la panza caballero por favor?”. Bueno, en eso está nuestra life, nada más que contar.

46: SEGUIMOS HACIENDO PASEOS... | Saturday, 22 November 2008 | Con Waldo seguimos full actividades londinenses. El domingo pasado gracias al súper descuento de un amigo fuimos al Royal Albert Hall, un teatro precioso por fuera e igualmente espectacular por dentro. Fuimos a ver un concierto de música clásica que había en honor a aquellos que pelearon en la primera guerra mundial. El concierto la verdad para nada de nuestro gusto, era una orquesta con un coro de como 50 tipos, una gorda que cantaba tan alto que parecía que en cualquier momento se reventaba, un barítono que debe haber tenido al público que estaba debajo de él empapado de tanto “thu” (escupos) que se le salían con cada canto. Todos buenísimos, pero igual la obra no nos gustó mucho, hasta media densa a ratos pero haber podido conocer el teatro por dentro fue un lujo que nos alegró la noche.

47: Al día siguiente madrugamos para partir rumbo a Oxford, ciudad que está como a 2 horas de Londres en bus. Como me habían anunciado que podía hacer un poco de frío me preparé para la ocasión con triple calcetín, bota con chiporro adentro, camiseta, polera, chaleco, chaqueta, bufanda, gorro y guantes. Ni las mil y una capa de ropa me aislaron del puto frío que hacía, es que la cagó, nos bajamos del bus y fue como meterme dentro de un refrigerador, así que claramente la primera cosa que hicimos fue ir a tomarnos un café para intentar entrar en calor. No logrado el objetivo decidimos envalentonarnos y emprender el rumbo. La principal gracia de Oxford está en sus colleges, todos groseramente monumentales, pero arquitectónicamente maravillosos. Como hay que pagar para entrar a la mayoría de ellos pusimos nuestra mejor cara de estudiantes y en la entrada pasábamos directo como si estudiáramos ahí. Logramos nuestro objetivo, pero decidimos pagar en el Christ Church College, donde se filmó el mismísimo Harry Potter (que no he visto así que no puedo comparar película versus realidad), pero el comedor se pasó, mesas eternas de largas de esas tipo “te club”, con las murallas llenas de retratos de personajes importantes, algunos de los cuales estudiaron allí. La iglesia también preciosa, pero la cantidad de escolares japonecitas vestidas igual a las Sailor Moon sacándose fotos TODAS haciendo el gesto de los dos dedos me tenían un poco alterados los nervios...por qué cresta tienen que hacer ese gesto con los dedos, entienden a cual me refiero?, al que uno hace para decir “paz”, o la V de Victoria que parece ser el significado original según lo que me dijo Waldo, pero las tontas eran muchas y odiables (me estaré volviendo una vieja intolerante?). En fin, paseamos un poco más por la ciudad, nos metimos a un mercado donde venden la típica comida inglesa (entre ella salchichas en todos sus sabores), nos recagamos un poco más de frío y después decidimos ir a un bar recomendado por la Lonely Planet a disfrutar de algo de comida. Waldo, siempre fiel a los ingleses se comió el clásico fish and chips (un vulgar pescado frito con papas fritas aliñadas con vinagre) con una chela y yo me tomé una rica sopa de espinaca con huevito duro casera para entrar en calor, bastante rico pero el bar era lo mejor, un bar antiguo hermoso escondido en un pequeño callejón.

51: El miércoles me tocó trabajar en la tarde así que nos fuimos de paseo por Holland Park y sus alrededores, uno de los tantos barrios de estos ingleses riqui rich. Autos groseramente caros, mansiones o casas groseramente lindas y grandes, cada pequeña calle “lovely”, como dicen por estos lados. El día nos tocó con sol (pero con frío), así que al menos disfrutamos de esos extraños días en que uno puede ver que el cielo es azul y no gris. La caminata fue de como dos horas, metiéndonos por pasajes, parques y callecitas. En el Holland Park hasta encontramos un baño para perros, que tal?. Al final hubo que apurar un poco el paso porque o si no llegaba tarde a la pega, lo que significó que no hubo tiempo para nuestro clásico pic nic, así que me tuve que comer mi lunch arriba del bus cuando iba camino a la pega (me deben haber odiado el resto de los pasajeros, porque el menú le llevaba atún y huevo entre otras cosas, así que el olor que dejé no fue de los mejores, pero filo, eso antes que entrar a trabajar con la guata vacía).

52: El resto de los días han estado tranqui, harta pega, harto frío, pero afortunadamente hartas ganas de seguir disfrutando lo que nos queda.

53: El castillo por fuera muy bonito aunque se ve más moderno de lo que realmente es. Dentro de lo que uno podía visitar fuimos a la St. Georges Chapel, una “capillita” para que los reyes fueran a rezarle a nuestro señorsss igual muy bonita debo admitir, con algunos reyecillos enterrados, entre ellos el mismísimo Enrique VIII y una de sus tantas señoras (la tercera, según nos dijeron). La parte donde se pone el coro con unos bancos de madera preciosos y arriba todas las banderas colgando de las diferentes ordenes de caballería de la Reina...lamentablemente adentro no estaba permitido tomar fotos. | Sunday, 30 November 2008 | ENTRE LA REALEZA Y LO POPULAR... | En nuestra ruta de los paseos decidimos aventurarnos a visitar una de las residencias oficiales de Su Majestad la Reina, el castillo más antiguo y grande actualmente habitado, con chorrocientas mil habitaciones, 26 acres (cuánto sería un acre?) y bla bla bla, parte del discurso introductoria del folleto del famoso “The Windsor Castle”.

55: Después nos fuimos a la casa de muñecas de la Queen Mary, tan entretenida y bien hecha que hasta me dieron ganas de volver a la niñez...hasta el más mínimo detalle considerado, era igual que ver una casa antigua en miniatura, con los muebles, cuadros, adornos, cortinas...un lujo de “juguete”, bueno, para eso es reina no? Después pasamos a una especie de galería donde había una exposición de fotos, cuadros y cosas varias del Príncipe Carlos, en honor a su cumpleaños número 60. La última foto era de su matrimonio con Camila, que no tenía idea se había concretado (farandulilla real). En fin, y para finalizar pasabas a los diferentes salones del castillo. Una falta de respeto lo lujoso y apoteósico de cada uno, harto doré, terciopelo, retratos varios y lámparas de cristal. Again, lamentablemente no puedo apoyar mi relato con fotos porque estaba prohibido tomarlas. Después de visitar el comedor número mil me digné a preguntarle a uno de los encargados si todos estos miles de salones eran efectivamente los que usaba la reina para ella y sus eventos varios, pero me aclaró que no, que ella tiene una parte privada del castillo para eso, lo que me hace deducir que todos esos miles de metros cuadrados de salones son para que los turistas como nosotros se sorprendan con la realeza y su estilo de vida.

56: Cuando nos íbamos yendo, nos tocó justo el cambio de guardia de los “soldaditos de plomo”, con parafernalia de inspección de ropa y todo...el famoso gorro se ve súper calientito, claro que me quedan mis dudas de cuánto pesará y cómo logran ver si les tapa casi media cara...en fin, bien British la cosa.

57: Saliendo del castillo nos fuimos hacia Eton College, que es el colegio donde estudian los hijos de los que tienen muchas lucas o que son importantes (ambos príncipes, William y Harry estudiaron ahí). Lamentablemente estaba cerrado para las visitas, así que nos dejaron asomarnos rápido para la foto general y punto. De lo poco que pudimos ver parecía bien bonito, pero lo que si tuvimos la suerte de apreciar fue a sus estudiantes. El uniforme del colegio es algo equivalente al pingüino con el que se casó mi maridito, de cola larga y todo. Un frac negro (o el chaqué) y el chaleco, un cuello falso con corbata blanca y pantalones rayados. Igual extraño verlos peluseando por la ciudad con esa ropa y la bolsa del supermercado, o ver a algunos cabros chicos vestidos (casi disfrazados) tan elegantes. | Windsor como ciudad en sí bonita, pero claramente el castillo es el 80%, aunque como siempre terminamos en un clásico bar antiguo precioso para pasar el maldito frío y calmar la "cecilia" de la larga caminata. Un grato día.

58: Para contrarrestar tanto lujo, el sábado decidí ir por primera vez a conocer lo que es un Car boot sale y definitivamente me entretiene más lo popular que la realeza. El famoso car boot sale consiste en un estacionamiento enorme lleno de autos con las maletas abiertas, cada uno vendiendo cualquier cachureo, desde ropa, electrodomésticos, ollas, juguetes, todos por supuesto usados. Algo así como la Avenida Argentina, muchos cachureos que no sirven para nada pero que igual es entretenido mirar. Igual entre maleta y maleta me tenté con unas pilchitas. De todo mi gusto la actividad extra programática así que me dedicaré a seguir buscando más de estos los fines de semana.

59: Bueno, con respecto al tema vivienda al parecer el entorno nos superó. La verdad los convivientes no eran de lo más educados, la australiana se fue y llegaron dos tías españolas, así que en la práctica teníamos un baño para siete personas, lo que hacía que uno estuviera casi corriendo la posta atento para poder entrar, la ducha era un chorro miserable donde mis lavadas de pelo podían durar horas (consideré la alternativa de volverme rasta), y hasta bajar a cocinar nos daba lata porque o estaba lleno o alguna de las damas ponía su mejor cara de culo mientras estábamos ahí. Adjunto fotos de nuestra pieza... se ve más pocilga de lo que realmente era, en realidad el colchón y la muralla no tenían tantos hongos aunque reconozco que las cortinas eran medio del terror de lo sucias. En fin, nuestra aventura por el noroeste duró exactamente 28 días, intentamos ser aperrados como cuando teníamos veinte, pero los treinta nos ganaron y optamos por algo un poco más acorde a nuestra vida de adulto joven, así que nos cambiamos nuevamente de hogar. Ahora estamos viviendo en pleno centro, lo que admito es una comodidad, también en una pieza pero con baño propio y el depto lo compartimos con dos amigos chilenos con los que tenemos re buena onda así que todo más que bien. Ambos, si somos aperrados con las condiciones climáticas, nos podemos ir caminando a las respectivas pegas (como 25 minutos a pateli), lo que es un lujo en esta enorme ciudad, de hecho ayer Waldo me fue a buscar en la noche a la pega y nos volvimos caminando, y a pesar del frío, el barrio que une mi pega con la casa es tan lindo que no nos disgustó en lo absoluto someternos a esas temperaturas extremas. Hoy en la mañana madrugamos para ir a otro car boot sale, lamentablemente el sacrificio no valió la pena porque el lugar era más bien un mercado persa con ropa “Rolo” en vez de Polo o “Cucci” en vez de Gucci. Aunque el paseo fue bastante breve, Waldo encontró entre uno de los puestos unos saleros antiguos preciosos, así que la compra compensó la madrugada. Próxima semana full pega por mi parte y el Peke parte trabajando tiempo completo, así que este mes va a ser de trabajo duro para ahorrar lo más posible para nuestros próximos planes.

60: El mes de diciembre ha sido 100% trabajo para ambos, pero la ventaja de estar ubicados en pleno centro nos ha hecho mucho más grata esta última etapa en la ciudad. Efectivamente el clima no nos ganó y ambos optamos por caminar día a día a nuestras respectivas pegas, lo que fue un agrado visual, descubrimos nuevas callecitas, mercados y cosas varias. También decidimos que este último mes sería para darnos pequeños lujos que no nos dimos durante toda esta estadía, especialmente en el tema culinario. Así que hemos probado cuanto restaurant budget hemos encontrado de comida diferente a la que podemos encontrar en Chile, y en esa aventura, que reconozco he disfutado cada vez quedando con el ombligo parado, tuvimos el lujo de probar comida Afgana-Persa, Tailandesa, de Eritrea, Libanesa, y la última, que será este viernes, de Burma. En esta "sacrificada" hazaña he descubierto que definitivamente mi tolerancia a la comida spicy es cero, a la más mínima sensación de picante siento como la boca empieza a incinerarse rápidamente y como un reflejo automático mis brazos aletean al mozo rogando por un vaso de agua, que generalmente terminan siendo dos o tres. Pero también he descubierto nuevas formas de comer, como en la de Eritrea, que pusieron la comida de los dos sobre una especie de panqueque grande donde uno con las manos cortaba un pedazo del panqueuqe y con eso agarraba la comida, terminamos literalmente chupeteandonos los dedos entre lo rico y lo sucio que quedamos. Pero si de sabores se trata hasta el momento me quedo con la Afgana, es que probé unas berenjenas como en salsa con especias que se comía con un pan tipo pita que no he podido superar. En fin, sabores y mezclas que me han encantado, ha sido distinto, entretenido, los mozos que nos han atendido suelen ser originarios del país del restaurant, así que también hemos aprendido algo extra de pasada. En lo que a paseos se refiere la verdad han estado escasos, el tiempo es escaso, pero en esos días que me puedo tomar libre, nos fumios los dos de paseo por Chelsea, que es una barrio muy posh al suroeste de Londres. Nuevamente hicimos una de las rutas sugeridas en el libro de "Walking London", y acertadas fueron las rutas que tomamos, caminando entre pasajes, parques, edificios e iglesias, con el ya clásico y necesario picnic en zona verde cagados de frío. Bien bonito donde vive la gente linda de Londres debo decir. | FELIZ NAVIDAD... | Sunday, 21 December 2008

63: El Peke también se fue a recorrer Highbury and Islington, un barrio al noreste, cerca de nuestro querido Hackney, y según lo que cuenta se encontró con varias gratas sorpresas en el camino que le subieron el rating a la zona.

64: El Peke fue oficialmente invitado por una amiga a una fiesta de navidad en el Foreign Office (bueno, yo no pude ir por pega), algo así como la cancillería chilena pero inglesa, donde los empleados podían invitar amigos, cada uno con "su aporte" para la mesa y el pago respectivo de una entrada. Louise, esta amiga, nos invitó porque dijo que era muy típico inglés y que el edificio era precioso, información que Waldo corroboró en vivo, con arbolito de navidad, cantando villancicos y escuchando el discurso del canciller, todo acompañado de inglesitos muy bien educados. En mi pega también se hicieron varias fiestas de navidad y me tocó atender la fiesta de la empresa del dueño del club ( un viejo multimillonario que vive en Mónaco para no pagar impuestos en Londres con un | Ferrari que se caen de raja, de esos viejos que tosen y les sale plata), en fin, después del almuerzo salí media escondida a fumarme un pucho y aparece una vieja en la terraza y me descubre fumando...bien pituca la vieja, de unos 65 años enferma de inglesa y estirada, me dice "darling, come to smoke with me", acto seguido la vieja se manda un flato de esos eternos, ruidosos, casi de esos de competencia de flatos.... y luego me dice "oops, sorry darling, too much alcohol" pero ni siquiera avergonzada. Yo, por supuesto agunatándome la risa de ver a esta vieja estirada flateándose de semejante manera (ingleses borrachos, dos copas de vino y muestran la hilacha) hice como si eso fuera de lo más cotidiano y me puse a fumar con ella, hasta que aparecieron más borrachos y decidí desaparecer. | En lo laboral, el martes oficialmente volví a ser una cesante, por fin terminé de trabajar porque el cuero ya no me daba más, parecía vieja achacosa con la espalda pa la cola, los pies adoloridos, quejándome todo el día. Debo reconocer que a pesar del esfuerzo físico al que tuve que someterme durante este año, la experiencia valió la pena, conocí gente increíble, hice buenos amigos, aprendí acerca de las costumbres etílicas de los ingleses y terminé mi último día con la grata sorpresa de que además del sueldo

65: me pagaron las vacaciones (cosa que como empleada part time no tenía ni considerada) así que la cuantiosa suma nos permitió comprarnos el notebook desde donde escribo este nuevo blog y nos permitirá tener un viaje no tan apretado en Enero. | Hoy, día de Navidad, hemos decidido pasarla en nuestro hogar con nuestros roomates chilenos. Prepararemos con Lorna y Christian alguna rica comida navideña de calidazzz, con vinito, postre, bajativos y conversa entretenida para esperar a ver si aparece el viejo pascuero y trataremos de comunicarnos con nuestras respectivas familias por internet. El lunes nos despedimos de Londres casi para siempre. Después de haber trabajado arduamente día y noche para poder financiar nuestra última gran aventura, el 29 de Diciembre oficialmente abandonamos London city para aventurarnos en un viaje por el país de los buenos vinos, los quesos hediondos, y los amables franchutes. Después nos vamos a insertar en Marruecos a conocer diferentes culturas, comidas y paisajes. Luego nuestro destino nos lleva a la tierra de Otto para reencontrarnos con nuestros amigos turcos y chilenos, y terminaremos nuestra aventura recorriendo parte de la bella Inglaterra. Pero por lo pronto abandono nuestro juguete nuevo para ir a tomarme un vinito mientras preparamos unos ricos camarones, un salmoncito y otras cosas varias, regalo navideño de nuestra familia chilena (que se agradece y de seguro difrutaremos). Que tengan todos una preciosa Navidad, que el viejo pascuero se comporte como corresponde (cada uno sabrá que tan bien o mal se portó durante el año). Un abrazo grande y Feliz Navidad!!!!

66: Esto sí que va a estar difícil de resumir así que he decidido separar esta historia, última y final, en dos partes. El 29 de Diciembre partimos con Waldito rumbo a Barcelona a juntarnos con Pedro, Helga, Franz y la Tonya. Brevemente nos pusimos al día de nuestras aventuras acompañados de una grata cervecita; brevemente porque al día siguiente partíamos tempranito rumbo hacia nuestro primer destino, el sur de Francia. Lamentablemente a la mañana siguiente nos encontramos con que nos habían roto el vidrio del auto que arrendamos y que le habían mandado un pequeño abollón, seguramente algún "tío" malo pa'l manejo. No nos robaron nada (aunque no había nada que robar debo decir) así que medios desanimados, iniciamos nuestro viaje un poco tarde y con un par de euros menos en el bolsillo para financiar el vidriecito famoso. Pero no logramos que la mala suerte nos ganara y partimos nuestra aventura hacia la tierra de los quesos hediondos y los buenos vinos. Efectivamente los quesos olían a pata en su máxima expresión, así que cada vez que preparábamos los sándwiches en ruta había que abrir ventanas para ventilar los desagradables olores, aunque debo reconocer que de sabor eran realmente ricos, unos más fuertes que otros pero bastante sabrosos. Por el contrario, nuestra experiencia con los vinos no fue de la mejor, no tengo claro si elegimos mal o si no existen los vinos baratos buenos. | EL ÚLTIMO VIAJE: PARTE I... | Tuesday, 27 January 2009 | Ok, menos patache y vamos a lo concreto...nuestra primera parada fue en Grotte de Niaux, una cueva por la que nos sumergimos caminando como 45 minutos para encontrarnos con evidencias gráficas de registros prehistóricos de chorrocientos de millones de años atrás. Todos nos quedamos pa' adentro... bisontes, cabras y caballos dibujados en los muros de la cueva (no puedo mostrar fotos porque estaban prohibidas). Por supuesto la explicación acerca de que significan nadie la sabe y todos inventan las mejores teorías, pero no hay nada certero. Después nos fuimos rumbo a la cite de Carcassone, un castillo antiguo donde adentro está la ciudad. Es como una ciudad amurallada con callecitas angostas, restaurantes, el castillo propiamente tal y uno que otro gato pululando por ahí.

67: Para celebrar el cambio de año nos fuimos a comer a un restaurant que tenía un menú que nos dejo a todos contentos y gorditos. Waldo como siempre optó por probar el plato local; la cassoulette, una especie de porotos granados con pato y salchicha hecho en una paila al horno. Por lo que quedó en el plato asumo que le encantó. El resto de la celebración del año nuevo fue en un hotel de carretera donde estábamos durmiendo, con vinos de bastante bajo nivel. Así estuvimos por 5 días recorriendo los pequeños pueblos y ciudades al sur de Francia... para mi gusto unos de los top ten fue Albi, una pequeña ciudad con un puente espectacular... otro de los top fue Cordes-sur-Ciel, un pequeñísimo pueblo en un cerro con calles angostas y unas casas preciosas. En Nimes pudimos ver un coliseo romano impecablemente conservado, en Orange el teatro romano, en Avignon el palacio de los papas (que no lo encontré gran gracia reconozco, medio ble) y el famoso puente de Avignon (que no me pareció amerite tener una canción). St Remy de Provence también increíble, lamentablemente el psiquiátrico donde estuvo Van Gogh estaba cerrado pero al menos compensamos con un almuerzo exquisito (quiche de salmón para rechuparse los dedos).

70: La verdad el sur de Francia toda una experiencia, me sorprendió ver tantos lugares bonitos y pude romper con el mito de que los franceses son unos pesados...al menos en los pueblos todos nos trataron como reyes e hicieron lo posible por comunicarse con nosotros...Waldo, nuestra apuesta como traductor después de 4 años de francés en el colegio, fue incapaz de superar la barrera de oui y el "je ne parle pa france", pero nos reímos harto con los intentos que cada uno hizo por comunicarse. De vuelta hacia Barcelona pasamos por Cadaqués, un pequeño balneario español con casas blancas, bares bonitos y una tranquilidad que seguro sólo se siente en invierno... nos lo habían recomendado por muchas partes y valió la pena seguir los consejos. En Barcelona nos juntamos con la Andrea y Mariano y como ya es tradición nos acostamos a la hora del queso, con un par de copas extras, y la ropa pasada a pucho...al día siguiente despertamos "rico" oliendo a carrete, pero son excepciones que uno hace con los amigos que no ve hace harto tiempo o no? En la mañana, medio encañados, casi empana de bencina, entregamos el auto con evidencia de varios percances que tuvimos en el camino, aunque afortunadamente pasamos piola y no nos cobraron nada.

72: En este punto del viaje nos despedimos de Europa para ir a conocer un país africano, así que partimos rumbo a Marruecos, específicamente Marrakech para tomar un bus a Essaouira, el cual estaba lleno así que tuvimos que esperar un buen par de horas para tomar el siguiente. Essaouira realmente impresionante, fue como retroceder en el tiempo, la vestimenta de las personas, los hábitos, el ritmo con que se movía la ciudad...otro mundo. Ahí nos deleitamos con unos ricos pescaditos en la caleta, jugos de naranja naturales, probamos la comida local (que es sorprendentemente sabrosa), vimos la sobrepoblación de gatos que existe en el país y aprendimos gracias a Abdou, el recepcionista del hotel, algo más acerca de su cultura y creencias (dignas de análisis algunas). En una de esas sacadas de fotos piola a los locales (léase personas locales, no bares) de la ciudad nos tocó un viejo que se calentó porque le habíamos sacado una foto y nos empezó a seguir y gritar públicamente...puteadas en árabe o en berber que por supuesto no entendíamos, así que optamos por arrancar antes del que el pueblo nos atacara.

73: Después de 3 días descansando y paseando volvimos a Marrakech y fue una locura total...el tráfico es de lo peor que he visto en mi vida, prácticamente no habían semáforos y el más vivo pasaba primero...literalmente estuvimos 15 minutos tratando de cruzar una calle hasta que optamos por hacer como los locales y meternos entre medio de los autos. En una de las caminatas por la ciudad nos metimos por una calle angosta donde de la nada aparecían motos rajadas, bicicletas, gente y hasta burros y caballos, era más estresante que manejar por Santiago en hora de taco y salvar nuestro pellejo no fue tarea fácil. El hostal donde alojamos realmente maravilloso, cada detalle en la construcción y decoración lo hacían ultra característico marroquí, las puertas con tallados a mano, los suelos, mesas y muros llenos de diferentes mosaicos...nos sentimos como si estuviéramos en un hotel de verdad...en fin, lejos las puertas más bonitas están en Marrakech.

75: Por falta de tiempo decidimos acortar nuestra estadía e irnos rumbo al desierto y sumergirnos en el Sahara. Tres días de viaje hacia el desierto, cerca de la frontera con Argelia. El viaje fue un poco largo en un auto no muy cómodo, acompañado de otros turistas (chinos, rusos, americanos, coreanas, etc.). En general la pobreza que se ve es bastante devastadora y cada vez que parábamos algún niño se acercaba a pedir algo, pero pudimos conocer los pueblos berbers, Quarzazate (el Hollywood marroquí), cruzamos las montañas Atlas, visitamos los cañones de Todra Gorge, y los kashbahs. A diferencia de los que esperábamos nos tocó un frio de mierda, tanto que la primera noche en el hotel (que por supuesto no tenía calefacción) tuvimos que dormir vestidos (literalmente con parka). Al día siguiente nos deleitamos con una rica ducha de agua fría (lo que nos mantuvo de mal humor y congelados por un par de horas), pero una vez que llegamos al desierto cerca de Merzouga supimos que todo el esfuerzo había valido la pena. El desierto es realmente como el de las películas, dunas rojas, camellos por todas partes, unos oasis con lagunas entre medio... una experiencia alucinante. Dejamos el mini-bus en que veníamos para montarnos en camello hacia el desierto...luego de como una hora y media llegamos a unas carpas hechas de tela y alfombras que habían literalmente en medio de la nada. Ahí dormimos luego de una rica comida, con ropa nuevamente porque el frío estaba más que presente, aunque reconozco, no sé cómo, que las carpas eran más calientitas que el hotel de la noche anterior.

76: La idea era al día siguiente ir a ver en camello el amanecer, pero como siempre nosotros yetas, nos tocó lluvia en el desierto, así que el amanecer poco se pudo ver, por lo que el paseo en camello fue para llevarnos de vuelta al bus. Sin ducha en esta ocasión partimos de vuelta a Marrakech.

78: Por último, a la mañana siguiente partimos rumbo a Fes en un viaje de 8 horas en tren al lado de la señora "rajuela"... su trasero debe haber sido al menos tres veces el mío, así que bien digna hice lo posible por defender mi espacio en el asiento. Ir al baño en el tren fue una experiencia de otro mundo, creo que lejos ha sido el baño más tóxico que he entrado en mi vida, y como 8 horas no es poco tuve que someterme a la tortura, con una mano afirmada de la muralla, tratando de no caerme con el movimiento del tren, mientras hacía equilibrio en el aire para concretar el objetivo que me llevó ahí... después de eso opté por dejar a mi vejiga llena a su máxima capacidad hasta casi reventar, dos veces esa experiencia no gracias. Fes para mi gusto más lindo que Marrakech y menos estresante (principalmente el tráfico era de caballos y burros). No es una ciudad muy grande pero no existe ninguna lógica en la disposición de las calles, es un verdadero laberinto, por lo que la idea de perderse es algo que es parte de la experiencia. Por lo mismo el acoso de los locales por hacer de guías turísticos es agotador, te persiguen por cuadras y cuadras tratando de adivinar tu idioma para engrupirte con más argumento, por supuesto contuvimos nuestras ganas de mandarlos al carajo y educadamente rechazamos una y otra vez las ofertas. Otra de las cualidades de la zona es que te ofrecen una cantidad de cosas como "gratis" y cuando uno cae como niño te meten la punta y te cobran lo que sea por algo que por supuesto nunca pediste.

79: Pero no todo es negativo, pudimos ver varias cosas fuera de lo común como cabezas de camellos y cabras en la carnicería colgando, varios de los restaurantes vendían dentro del menú palomas, cuando uno quiere comprar un pollo te lo pesan vivo y te lo filetean en vivo y en directo, los baños son la mayoría sin taza, uno como que hace en una especie de ducha-letrina, con el baldecito al lado, es muy difícil encontrar copete (los musulmanes supuestamente no deben tomar), son todas casas pobrísimas que se caen a pedazos, pero todas tienen antena de tv cable, la gente es tan grupienta que hasta nos dijeron "Ah, chilenos, si son iguales a nosotros, somos como hermanos" (apuesto mi vida que no sabía nada de Chile, pero con tal de que comiéramos en su restaurant eran capaz de decir cualquier huevada). Aunque si reconozco que nos quedamos con la boca abierta cuando íbamos pasando frente a una tienda y un tipo nos llama para que veamos sus cosas y nosotros seguimos de largo, nos pregunta de dónde somos y decimos Chile, acto seguido el tipo dice "Ah, Santiago, Colo-Colo"...con eso nos cagó. Creo que Marruecos fue uno de los viajes más diferentes e interesantes dentro de esta aventura, a pesar de la pobreza tiene un encanto y belleza difíciles de explicar e igualar, me imagino que debe ser la mezcla de la arquitectura marroquí, que acompañado de las vestimentas, colores y tradiciones tan únicas, hacen de éste un país inolvidable...100% recomendable para quien quiere experimentar una cultura diferente. To be continued...

80: Nos despedimos de Marruecos para partir a la tierra de Otto, el Kuchen y el Struddel. Fuimos por el fin de semana a Berlín a visitar a nuestros amigos turcos y conocer algo de la ciudad y lo que queda visible de su historia. La ciudad bastante grata para vivir aunque a veces como que le faltaba algo de chispa, de sabor, pero los alemanes no digamos que destacan por eso. Estuvimos en partes de la ciudad por donde pasaba el muro, hicimos una que otra caminata y fuimos al Museo del Holocausto (bien impresionante), nos deleitamos con la puntualidad alemana y vimos cómo los servicios funcionan todos perfecto. Nuestros amigos turcos para variar nos deleitaron con comida típica de Turquía y nos enseñaron unas cuantas recetas dignas de repetir, todo siempre acompañado de algún etílico, por lo general deliciosas cervezas alemanas, para hacer más regada la velada. Un fin de semana en muy buena compañía en una ciudad que destaca por ofrecer una grata calidad de vida. | EL ÚLTIMO VIAJE: PARTE II... | Saturday, 21 February 2009

82: El domingo en la noche tomamos un tren hacia Polonia para visitar Auschwitz. Nosotros de lo más ingenuos pensamos que era un camarote por pieza, pero nos encontramos con la sorpresa de que eran 6... Nos tocó de compañía sólo una vieja más, pero que todo el rato cerraba la puerta y yo con Waldo en las camas de más arriba, casi pegados al techo, no podíamos respirar del olor a aire concentrado...cuando llegamos a Polonia nos tocaba hacer conexión con otro tren y teníamos que esperar como una hora, así que decidimos ir en busca de un rico desayuno. El primer problema fue que los polacos no usan el euro, así que perdimos como media hora tratando de darnos a entender que buscábamos un cajero (nadie habla inglés o español), y otra media hora en no encontrarlo. Así que con la | panza vacía, casi malhumorados, tuvimos que tomar el tren hasta Oswiecim. Ahí logramos encontrar un cajero y tomar desayuno, pero como no entendíamos el menú y nadie nos los podía explicar terminamos desayunando hamburguesa con zanahoria, repollo y unas salsas varias...bien “sanito y nutritivo” para empezar el día. La verdad el campo de concentración bastante chocante por decir lo menos, ver piezas llenas con restos de pelos de las mujeres del campo (las rapaban al entrar), piezas llenas de maletas, otras llenas de zapatos, fuertísimas las sensaciones de ver en vivo y en directo la magnitud del cagazo que se mandaron. Eran verdaderas industrias para matar, las condiciones en que tenían a la gente...todo se mantiene más o menos intacto, a excepción de los hornos, que los destruyeron para eliminar toda evidencia. Salimos un poco sin habla y con el ánimo por el suelo. Yo creo que aún estando físicamente donde pasaron semejantes cosas y viendo las evidencias, igual no es posible dimensionar la magnitud de lo horrible que fue todo eso. Después nos fuimos a Katowice, que era una ciudad cerca donde decidimos alojar, por supuesto nos bajamos en la estación de trenes equivocada y fue imposible comunicarnos con la gente. El Peke intentaba hablar con la señora de la caja pero todas las explicaciones las daba en Polaco, así que quedamos igual de colgados. Estuvimos esperando como media hora recagados de frío hasta que pasó el tren que nos llevó a la ciudad, donde aparte del hotel y la bomba de bencina donde comimos no conocimos mucho más.

84: Al día siguiente partimos en avión rumbo a Dortmund, Alemania, y desde ahí tomamos un tren hacia Hamburgo...estábamos un tanto chatos porque salimos de Katowice en la mañana y llegamos a Hamburgo de noche, con trenes, esperas, y aduanas que no hicieron muy grato el viaje. Pero nuestro amigo Claudio estaba esperándonos en la estación de trenes y rápidamente decidimos pasar el cansancio en un bar muy choro con cerveza local. Ahí nos contó de su experiencia de vivir en Alemania, donde al parecer el idioma era el único “pero”. Al día siguiente nos fuimos a recorrer la ciudad y yo que iba con las expectativas bastante bajas quedé sorprendida de lo bonita que es Hamburgo. Una ciudad puerto no muy grande, con dos lagos en medio de la ciudad y un río, varios edificios antiguos, mucho bar y restaurantes y el famoso barrio rojo, donde me dio envidia la cuerá de los travestis. Una ciudad preciosa, con mucha onda y recomendable si se está por esos lados. Finalizado Hamburgo partimos rumbo al aeropuerto para tomarnos el avión de vuelta a Londres, pero nos encontramos con el pequeño detalle que cuando llegamos no encontrábamos por ninguna parte la oficina de Ryanair...me acerco a informaciones y la encargada me da la grata noticia de que estábamos en el aeropuerto equivocado y que ya no alcanzábamos a llegar al otro a tiempo para nuestro vuelo. Me doy vuelta para buscar a Waldo y darle el notición y a lo lejos me mira con cara de “no me hueví” casi en pánico. Tratando de mantener la cordura empezamos a cotizar vuelos en otras de las compañías de ese aeropuerto y era difícil no desfigurarse cuando las vendedoras nos lanzaban amablemente la “módica” suma de 700 euros por cada uno. Bien dignos nos retiramos y decidimos ir al aeropuerto correcto a probar mejor suerte. La porquería estaba en otra ciudad y estos chantas de Ryanair le ponen “Hamburgo Lübeck”, cuando en realidad Lübeck es una ciudad como a hora y media de Hamburgo. Logramos comprar los pasajes baratos pero tuvimos que esperar como 6 horas en el aeropuerto que más bien era un galpón con una cafetería y nada más. Pa que les digo lo “contentos” que estábamos, sin ni uno, cagados de sueño y enfermos de aburridos.

86: Pero logramos llegar a Londres al menos el mismo día, donde habíamos arrendado un auto para concretar la parte final de nuestro viaje: irnos 6 días a recorrer la parte oeste de la isla, que tuvo que ser reducido a 4 por falta de presupuesto despúes de tantos cagazos. Pero una vez llegados al primer pueblo nuestro ánimo se tornó absolutamente positivo al ver casas tan lindas y paisajes típicos ingleses. Nuestra primera parada fue en Avebury, un pequeño lugar donde además del pueblo en sí, que era una maravilla, estaban unas piedras tipo Stonehedge pero aún más antiguas. El lugar precioso aunque el frío convirtió nuestras tranquilas caminatas en una especie de footing por no decir casi trote. Después nos fuimos a Lacock que para mi gusto fue unos de los pueblos más bonitos, ya para lo inglés, con callecitas llenas de casas de piedra, la iglesia con el cementerio al lado y los pueblerinos paseando. De hecho un señor se nos puso a conversar y nos contó que su familia por generaciones había vivido ahí, y que el único colegio que existía era el mismo al que habían ido su abuelo y padre. Hablo de un pueblo de no más de 10 cuadras a la redonda, pero de verdad de una belleza impresionante.

88: Después nos fuimos a dormir a Cirencester, donde pasamos la noche en el segundo piso de un bar (al cual teníamos acceso directo por dentro) y nos deleitamos con unas ricas cervezas con comida rica al calor de la chimenea. En la mañana, como parte del precio, venía incluído el clásico English Breakfast, lo cual generó una sonrisa inmediata en Waldo que no podía creer el tamaño del plato del desayuno. Partió de lo más embalado, cuando iba como en la mitad comenzó a poner cara de dificultad y después de una larga batalla con su estómago decidió darse por vencido, sacó bandera blanca y asumió que no era capaz de terminar el plato. Para los que conocen las capacidades comestibles de mi marido se sorprenderán, pero imagínense lo grande que era. Yo por mi parte decidí pasar con semejante bomba de tiempo y opté por las clásicas tostadas con café.

89: Guatita llena corazón contento iniciamos nuestra aventura por los Costwolds, una región llena de pueblos chicos de esos de cuentos, todos más o menos similares pero cada uno con algún encanto en particular. Lagunas con cisnes, casas de piedra, puentes y bares, construcciones antiguas, todo con años de historia y conservados en perfectas condiciones, el lugar ideal para jubilarse según concluímos (porque no hay nada para hacer). En eso anduvimos paseando dos días, recorriendo como 5 pueblos diarios, todos a no más de media hora uno de otro. Un relajo total con un entorno de esos que sólo se ven en las películas.

94: Nos despedimos de los Costwolds para ir rumbo a la costa y poder reencontranos con el mar. Estuvimos en Dunster y Porlock, dos pueblos en la costa oeste frente a Gales. Paseamos por un castillo, nos perdimos un rato en cada pueblo y llegamos al mar donde la vista era preciosa aunque la playa era lejos lo menos cómodo si uno se quiere echar a tomar sol...en vez de arena habían rocas, no piedrecitas, sino que piedras grandes donde sería imposible encontrar una posición cómoda para echarse en la toalla. Pero como estos ingleses no saben lo que es el sol ni el verano no saben de lo que se pierden, así que no importa mucho.

95: Partimos cuando el sol (perdón, la luz) ya había bajado y nos dirijimos hacia Torquay, un pueblo costero al sur de la isla. Como llegamos de noche “tuvimos” que ir al bar, donde nos deleitamos con más cervezas y Waldo se comió el clásico Sunday Roast, comida típica inglesa que se ofrece en los bares los domingos como la gran cosa, un simple pedazo de carne con verduras, lo que demuestra una vez más que la comida no es el fuerte de los ingleses. En la mañana debido a las condiciones climáticas decidimos conocer la ciudad desde nuestro bólido de acero, la ciudad bonita pero nada para cortarse las venas, nos bajamos una que otra vez a caminar en ciertos puntos, pero la lluvia comenzó a aumentar de intensidad así que apretamos cachete hacia el auto y emprendimos el retorno a London city.

96: Creo que uno de los puntos altos del viaje fueron estos pueblos ingleses, no sólo pudimos conocer como se vive en la real Inglaterra (Londres es un submundo lleno de todo menos de ingleses), sino que de verdad los pueblos han sido uno de los más lindos que he visto en mi vida. De vuelta en Londres, dimos por finalizada nuestra última aventura y volvimos a la realidad de hacer maletas, nos depedimos de nuestros amigos en eventos varios, alzamos más de un par de copas en honor a la experiencia vivida, caminamos con nostalgia por nuestras calles mientras el cielo gris y la lluvia que siempre fueron mi karma se volvían hasta placenteras. Sin decirnos mucho ambos sabíamos que terminábamos una experiencia que recordaremos por el resto de nuestras vidas...hicimos grandes amigos, conocimos gente de lugares impensados, fuimos capaces de estudiar y trabajar con buenos resultados, sobrevivimos a tener que vivir en cajas de fósforos como casa o a compartir techo con otras personas, tuvimos nuestros chascarros, encuentros y desencuentros con el idioma, pero sin duda va a ser si no el mejor, uno de los mejores años de nuestras vidas.

Sizes: mini|medium|large|gargantuous
Default User
  • By: carolina h.
  • Joined: about 6 years ago
  • Published Mixbooks: 1
No contributors

About This Mixbook

  • Title: TOMO III
  • Theme for Mixbook Scrapbookers
  • Tags: None
  • Started: about 6 years ago
  • Updated: about 6 years ago

Get up to 50% off
Your first order

Get up to 50% off
Your first order