Christmas Standard Delivery Deadline 12/18
: :
Get up to 50% Off! Code: GIFTS Ends: 12/7 Details
Apply
  1. Help

Assassin and Joker

Hello, you either have JavaScript turned off or an old version of Adobe's Flash Player. Get the latest Flash player.

Assassin and Joker - Page Text Content

BC: fIN

FC: ASSASSIN AND JOKER

1: -Señor Castellan, ya que el misterio se ha aclarado, ¿nos podría relatar desde el principio como sucedió todo?- preguntó una periodista. -Por supuesto, no tendré ningún reparo en contaroslo- respondí. -Como ustedes ya sabrán, todo empezó hace ocho días exactamente. Mi padre Juan, en paz descanse, y yo vivíamos al lado de la calle San Bernardo, una calle espléndida, si me permiten decirlo, muy luminosa y con una gran variedad de tiendas a lo largo de la calle. Un lunes por la tarde después de comer empecé una discusión con mi padre, el me dijo que limpiase la cocina pero yo me negué rotundamente, en ese entonces estaba ya muy cansado de hacer siempre lo mismo. Eso no fue lo realmente malo, si mi rabieta se hubiera quedado ahí lo único me habría ganado una buena bronca, pero no me quedé ahi si no que que le espeté a mi padre que él no era nadie para mandarme, luego me dí cuenta de que hice mal. Di un portazo y me fuí de casa a dar una vuelta con mi banda, así sin mas, no le dirigí la palabra ni le pedí permiso, simplemente me fui. No me entretuve mucho porque cuando llegé al lugar en el que solíamos quedar los demás ya se estaban llendo, eso me sorprendió bastante porque siempre se suelen quedar en la plaza hasta mucho más tarde. Les pregunté el motivo y ellos me dijeron:"Tenemos que arreglar cuentas con un viejo forrado que nos debe algo de dinero. ¿Te vienes?" Yo les dije que no que iba a ver a mi novia, y asi fue. Unas horas mas tarde, cuando estaba llegando a casa me acordé de las palabras que me dijeron la banda "Vamos a arreglar cuentas con un viejo forrado", como mi padre, pensé amargamente. Abrí la puerta de mi casa con intención de disculparme ante mi padre, pero la imagen que ví me dejo helado. Mi padre estaba en el suelo del recibidor en medio de un charco de sangre con un puñal clavado en el pecho.

2: No dejé pasar ni un segundo, llamé a la policía, a mi madre y al hermano de mi padre, Pedro. Este estaba muy apenado porque era su hermano, es decir, mi padre, el que le mantenía económicamente. Se puso a llorar desconsoladamente pero la verdad es que no me llamó mucho la atención, ni su reacción ni la de mi madre, que ni dijo nada ni lloró nada, no me extrañó porque ya me había dado cuenta de que las relaciones entre mis padres no eran muy buenas que digamos, es más, yo se también que mi madre solo se casó con mi padre por el dinero, tengo que decir que mi padre poseía una gran fortuna acumulada. Esa noche velamos su cuerpo en el tanatorio de la m-30 de Madrid y a la mañana siguiente lo llevé a un edificio forense para que analizaran el cuerpo, pero ahí se volvieron a torcer las cosas.

3: Estaba volviendo del centro forense cuando recibí una llamada de dicho centro, sorprendido, respodí y me comunicaron una noticia totalmente imposible, el cuerpo ya no estaba. Me desesperé, lo había dejado apenas diez minutos y ya había desaparecido, sencillamente era imposible. Me puse a buscar al asesino. Me obsesioné con la búsqueda, pero aún así no conseguía encontrar a un posible culpable. No lo conseguí hasta bien entrada la noche. Todo empezó con un ruido sordo en la puerta. me acerqué a ver el origen del sonido y cuando abrí la puerta me encontré clavada en ella un papel que decía: "No te desesperes, yo tengo el cuerpo de tu padre, yo lo asesiné y yo lo hice desaparecer. Si lo quieres entrégame 100.000 euros en el plazo de dos dias. Ya no solo por el cuerpo de tu padre si no porque si no me entregas el dinero puede que tu corras su misma suerte. Te espero en la calle San Bernardo en ese edificio que yo se que tan poco te gusta... dos días, recuérdalo. Firmado: Assassin". Me quedé de piedra durante un segundo, o no se si fue un minuto, perdí la noción del tiempo. Cuando ya me recuperé pensé en el lugar que me había dicho, no podía ser otro que el edificio del que siempre me quejaba, era un edificio muy antiguo y el más abandonado que hubiera visto en mi vida. Ese edificio no lo quería nadie, era triste y oscuro, nadie lo solía transitar. En ese entonces me habría atrevido a decir que estaba embrujado o habitado por algún espíritu, me entraban escalofríos de solo pensar que tendría que entrar allí, luego ya me di cuenta de que no era para tanto.

4: Aún así con el miedo de entonces yo estaba decidido a ir pero se me presentaba un problema y una terrible sospecha. Intentando adivinar quién podría ser el autor llegé a la conclusión de que el autor, bueno en este caso, autores, no podían ser otros que mi propia banda. Ellos mismos lo dijeron:"Vamos a arreglar cuentas con un viejo forrado", mi padre era viejo y forrado y por lo que sabía entre ellos no habían muy buenas relaciones aunque nunca me dijeron porque. Los acusé ante la policía y esta los detuvo y los mandó a la cárcel. Aún así con mi ex-banda en la cárcel decidí ir para comprobar mi hipótesis sobre ellos de la cual, para ser sinceros, nunca había estado seguro del todo. Yo seguía pensando que el asesino sería otro así que iría al encuentro con el dinero, ese era el problema, el dinero. No sabía de donde sacar 100.000 euros en tan solo dos días. Si me hubieran dado al menos un semana podría haberlo intentado, ¿pero en dos días?, lo veía muy difícil. Al plantearseme este nuevo problema, no me desesperé, sino que usé la cabeza. Pensé en todas las cosas que podría vender para conseguir esa cantidad, pero es que era tan grande que me parecía totalmente imposible. A punto estuve de vender la casa, pero afortunadamente me acordé del regalo. Me acordé del regalo que me dió mi padre haría muchos años por mi cumpleaños, me dió una llave y me la la dió diciéndome: " Cuando estés en apuros quizás esto te pueda ayudar". Me acuerdo de ese día, me pude como loco a buscar todas las cerraduras de mi casa buscando aquella que podría abrir con mi llave. Recordando ese día pensé: "Si busqué en todas partes ese día y no encontré nada, ¿ porque ahora habría de encontrar algo nuevo?"

5: Nunca sabré si ese día fue mi día de la suerte pero el caso es que de repente se me vino a la cabeza una única palabra, bueno no una palabra cualquiera, sino LA palabra, nevera. Y si, ahí fue, ahí fue dónde encontré mi ayuda de 500.000 euros y todo esa ayuda en cinco papeles, a ver, me explico, eran cinco cheques de 100.000 euros cada uno para canjear en cualquier banco. Bueno, ya con el dinero no tuve que hacer mucho más, por precaución me puse mi chaleco Kevlar y cogí mi Sig Sauer. En media hora ya estaba listo, y en cinco minutos ya estaba en la ,si se podía llamar así, puerta de aquel misterioso edificio. Me adentré con el corazón en un puño preguntándome si saldría para ver un nuevo amanecer. "Con los asesinos uno se puede esperar cualquier cosa", pensé. Y me parece que no me equivocaba. Cuando entré, sucedieron tres cosas a la vez: la primera, se cerró la puerta violentamente, la segunda, se encendieron unas velas, y la tercera me quedé de piedra. No se si habéis estado contando las veces que me quedé de piedra a lo largo de todo ese día, pero sin duda esta fue la más grande de todas, me encontraba frente a frente con Assassin, o con lo que es lo mismo, con Pedro, o con lo que también llega a ser lo mismo, con el hermano de mi padre. Si no le pegué un disparo en ese preciso instante fue por que seguía de piedra y porque a Assassin se le ocurrió la fántastica idea de dispararme, supongo que me quería desarmar disparándome en la mano pero el caso es que me dió en el abdomen, algo mucho más doloroso. El chaleco Kevlar de poco me sirvió. La escena fue totalmente humillante, yo estaba tirado en el suelo desangrándome y gritándo como un poseso mentras que Assassin se reía de mi como un loco, me quitaba el dinero y me tiraba un saco con el cuerpo de mi padre. Después de eso se fue, no sin antes tirarme al lado mío una misteriosa carta. Días más tarde la leí, ahí resumidamente me dijo dos cosas: que mató a mi padre por falta de dinero porque según el no tenía dinero con el que vivir, una mentira enorme porque mi padre le daba por lo menos 3000 euros al mes, en mi opinión debería haber puesto más bien, "quiero ser rico y nada ni nadie se interpondré en mi camino". También me escribió que ni yo ni la policía intentaramos buscarlo porque jamás lo encontraríamos. Pero yo no estoy dispuesto a rendirme, lo encontraré y cuando lo encuentre no tendré piedad con él, como él no la tuvo con mi querido padre. Palabra de Joker.

Sizes: mini|medium|large|gargantuan
Default User
  • By: luis m.
  • Joined: almost 4 years ago
  • Published Mixbooks: 1
No contributors

About This Mixbook

  • Title: Assassin and Joker
  • Theme for Mixbook Scrapbookers
  • Tags: None
  • Published: almost 4 years ago

Get up to 50% off
Your first order

Get up to 50% off
Your first order